¿Estamos Realmente Practicando la Consulta?

Cuántas veces has estado en un grupo cuando sucede una de las siguientes situaciones:      

¿Una persona domina el grupo e impone las decisiones?

¿El diálogo se vuelve una discusión entre dos personas, quienes insisten en sus propias opiniones y argumentan uno contra otro, dejando a los demás a un lado?

¿Aunque participan varias personas,  unos se alinean contra otros y no se consideran otras alternativas?

¿Debido a la desunión, no se toma decisión alguna, o no se lleva a cabo la decisión tomada?

¿Para resolver las diferencias de opiniones, cada parte concede algo, aunque a nadie le gusta el resultado final?

Todos estos problemas son comunes en la toma de decisiones grupales.  Cuando sucede cualquiera de ellos, es una señal de que el grupo no está consultando.

Características Distintivas de la Consulta

Más bien, hay tres condiciones que distinguen la consulta de otros métodos de tomar decisiones en grupo.

1) Hay un ambiente afectuoso y unido;

2) Los participantes tienen una actitud de aprendizaje y se esfuerzan por investigar la verdad,tratando de comprender ideas distintas de las propias;

3) Hay un compromiso de tomar decisiones justas, pensando en el bienestar común.

¿Por qué es la unidad un requisito para la consulta?

La Unidad como base para la Consulta

Primero, reflexionemos sobre lo que sucede cuando existe la desunión.  Si nos sentimos molestos con una persona y él o ella propone una idea, ¿cómo tendemos a reaccionar?

Demasiado a menudo reaccionamos de una manera negativa o crítica, sin apreciar  cualquier mérito que podría tener la idea.

Comparemos esta reacción con la manera en que nos sentimos y actuamos cuando nuestro mejor amigo aporta una idea.  Aun si no estamos de acuerdo, probablemente nos esforzaremos por buscar algo bueno en la idea, y expresaremos nuestras diferencias de opinión cortésmente, cuidando de no decir nada que podría lastimar los sentimientos de nuestro amigo.

Este es la manera en que debemos actuar con TODOS los miembros del grupo con quienes estamos consultando.  ¿Cómo hacerlo?

Ante todo, podemos esforzarnos por seguir el ejemplo de ‘Abdu’l-Bahá, quien veía el reflejo de Dios en el corazón de cada ser humano.

También en nuestra vida cotidiana podemos hacer un esfuerzo consciente por estrechar los lazos de amistad con los diferentes miembros del grupo.  Además, podemos desarrollar el hábito de comunicar con respeto y cortesía y escuchar con interés y atención las ideas de los demás.

Investigar la Verdad

Cuando todos los miembros del grupo escuchan con interés y atención, esto facilita la investigación de la verdad.

Cada persona tiene una virtud dominante que influye en sus ideas.  Mientras que una persona ve una situación a través del lente de la justicia, otro la ve mediante el lente de la compasión.  Además, las experiencias de vida de cada persona influyen en sus ideas.

“Investigar la verdad” implica ser capaces de considerar una situación desde diferentes perspectivas, no sólo una.  Para hacerlo, necesitamos ser capaces de desprendernos de nuestras propias ideas, entrar en el “mundo” de la persona que está hablando, e intentar ver las cosas cómo él o ella las ve.

Cuando todos los miembros de un grupo hacen esto, cada uno amplía su comprensión de la verdad, y el grupo descubre muchos puntos con los cuales todos están de acuerdo, facilitando llegar a un consenso.

Tomar Decisiones Justas

Comprender diversos puntos de vista también es necesario para tomar decisiones justas.  Actuar con justicia exige más que sólo el deseo de hacerlo.  Hay que comprender cómo una decisión puede afectar a diferentes grupos de personas.  Por eso, al escuchar las opiniones de varias personas representantes de grupos diversos, es posible darnos cuenta de cómo diferentes propuestas aportan al bienestar de cada grupo o detraen de ello, permitiendo una evaluación más profunda de la justicia de cada alternativa.

Por eso, la próxima vez que se encuentra en una reunión donde hay que tomar decisiones, pregúntate a ti mismo: “¿Estamos consultando, o simplemente estamos tomando decisiones en grupo?” Luego, haz lo que está en tu poder para facilitar una consulta verdadera.

Cita sobre el tema: “La consulta es la expresión operativa de la justicia dentro de los asuntos humanos.”   La Prosperidad de la Humanidad

F-Consulta2
Para conocer otros aspectos de la consulta, o para enseñar su práctica a organizaciones de base, se recomienda el fascículo ” La Toma de Decisiones en Base a la Consulta” (http://www.gemas.discernir.com/f-consulta.htm)

tapa consultajovenesO compra en kindle la versión adaptada para jóvenes y prejóvenes.

© Juanita de Hernández. Derechos Reservados